logo
Calendario Fundación 2019

Voluntariado

Teniendo en cuenta que el ejercicio tutelar está pensado como un mecanismo de ayuda y de protección a la persona incapacitada, para poder dar un servicio adecuado, personalizado, es necesario que la entidad tutelar cuente con el personal necesario para poder llevar a cabo sus funciones con los criterios de calidad establecidos, siempre pensando en los beneficios y garantías de la persona tutelada, evitando la masificación y buscando la mayor relación personalizada. Por ello, los voluntarios tutelares pueden contribuir a compensar la parte de afectos personales que la entidad tutelar no llegue a conseguir, lo cual requiere que en todo lo referido al papel del voluntariado las entidades tutelares se rijan por lo establecido en la Ley estatal 6/1996 de 15 de enero, sobre el voluntariado y en las normas autonómicas sobre el mismo fin.

La incapacitación y tutela de las personas mayores, no significa que haya de ser marginadas, sino que requieren una protección y garantía para realizar determinados actos de su vida. Esto significa “participar, gozar, tener protagonismo, seguir su historia, tener una función, unos objetivos y contribuir así, de forma activa, a la construcción de su cotidianeidad”. Todo ello se puede conseguir si existe una red de voluntariado que pueden prestar estos apoyos.

Para atender estas situaciones Padrinos de la Vejez cuenta con la figura del “voluntario Tutelar”, persona que de forma comprometida, asume aquellos aspectos de la tutela que son difíciles de garantizar desde las fundaciones como la cercanía, el seguimiento y acompañamiento puntual de las actividades de su vida cotidiana. Este voluntario está en contacto con los profesionales de la fundación para un mejor conocimiento del tutelado, garantizando una atención e intervención más acorde no solo con sus necesidades, sino también con sus gustos y preferencias, den buscando el bienestar y la felicidad de la persona tutelada.

Fines y Objetivos

FIN GENERAL:

El proyecto nace con la finalidad de alcanzar, a través del voluntariado, una mayor profundidad en la intervención individualizada con las personas a las que representaFUNDAMAY, fomentando un mayor desarrollo y calidad de vida de los mismos. El Proyecto "Voluntariado para personas mayores incapacitadas de Castilla y León", pretende aumentar la calidad de vida e incrementar el desarrollo personal y social de las personas a las que La Fundación Castellano Leonesa para la Tutela de Personas Mayores representa

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:

Creación de una red de voluntariado abierta, flexible y bidireccional.

Aumentar el ratio de seguimientos por tutelados a través de la figura del voluntario.

Aumento de las relaciones inter institucionales que afecten a la calidad de vida del mayor incapaz, a través de los voluntarios y los profesionales.

Aumentar el apoyo y seguridad al incapaz que permanece en su domicilio, a través de la colaboración del voluntariado.

Movilización de los máximos recursos disponibles en el entorno del incapaz, configurando a los voluntarios como dinamizadores de dicho entorno.

Lograr el mayor grado posible de identificación de los voluntarios con el programa, para reforzar la vinculación y compromiso de los mismos y minimizar las bajas.

Actividades y Fases

  1. Difusión del proyecto / Captación del voluntariado
    1. Elaboración y divulgación de trípticos informativos.
    2. Realización de charlas informativas y reuniones con instituciones.
    3. Análisis de las necesidades de la entidad respecto al voluntariado.
    4. Localización de los voluntarios potenciales.
    5. Desarrollar una base de datos que incluya las caracteristicas personales de cada voluntario, asi como los perfiles demandados en relación a los incapacitados.
    6. Realización de la campaña de selección.
  2. Formación y asesoramiento.
    1. Aplicación de un manual de buenas prácticas en la gestíon del voluntariado.
  3. Asignación de tareas y responsables.
    1. Asignación de un trabajador social de referencia.
    2. Elaboración de una definición de tareas individualizada para cada caso:
  4. Seguimiento del ejercicio del voluntariado
    1. Elaboración de una ficha de supervisión, con las actividades realizadas.
  5. Desvinculación de la entidad.
    1. Preparación de la salida del voluntario, teniendo en cuenta la estabilidad emocional del tutelado.
    2. Entrega de un diploma acreditativo de las labores y horas realizadas.
  6. Evaluación
    1. Elaboración y recopilación de cuestionarios de satisfacción.
    2. Implantación de protocolos de evaluación continua

El desarrollo del voluntariado vinculado a la entidad será un proceso personal y bidireccional, que podemos subdividir en estas fases:

Fase de preparación: planificación y sistematización de la gestión del voluntariado.

Definición; establecer los roles y funciones en cada una de las situaciones específicas.

Incorporación a la entidad; introducción a los conceptos generales de la Fundación.

Fase de desarrollo: estancia activa del voluntario dentro de la entidad.

Reconocimiento; Valoración de la aportación del voluntario y reconocimiento de su labor.

Fase de desvinculación: gestión de la etapa pasiva del voluntario con respecto a la entidad.

En cuanto a la estructura organizativa para el desarrollo del proyecto se crea la figura de coordinador del proyecto, encargado del control y supervisión del mismo, teniendo encomendadas las funciones de difusión, captación, asignación, formación, y seguimiento personalizado.

La difusión consistirá en dar a conocer el proyecto a la población en general con la finalidad de conseguir una mayor sensibilización social respecto al colectivo que nos ocupa.

La etapa de captación tendrá como objetivo, la selección de los posibles candidatos a configurar la bolsa de voluntaruiado con la que pretende contar la Entidad, teniendo en cuenta las necesidades particulares de cada persona, así como sus motivaciones.

En la fase de asignación, se tiene en cuenta los intereses particulares de los posibles voluntarios, así como el rol que esta buscando la entidad para cada caso individualizado.

La formación se configura como una parte esencial del proceso, que lleva a la permanente actualización de nuestros voluntarios, con el objeto de lograr una mayor implicación y acierto en el desempeño de las actuaciones que van a realizar.

El seguimiento esta dividido en una fase inicial en la que el coordinador realiza numerosas tomas de contacto con los voluntarios para pasar paulatinamente a una derivación al profesional de la entidad más cercano al incapaz.

Las tareas de los voluntarios vendrán definidas por las necesidades de cada caso, aunque se pueden establecer unas tareas comunes a todos ellos: acompañamiento, apoyo emocional, configurarse como cauce de comunicación respecto a las demandas que realicen los mayores incapaces, etc.

Como herramienta de apoyo, se celebrará al menos una vez al año un encuentro entre voluntarios, profesionales, y mayores en la que se configurarán las lineas de actuación para los siguientes ejercicios.

La supervisión de la experiencia del voluntariado será una visión global en la que se integrarán los distintos agentes en contacto directo e indirecto con esta figura.

Medios y Recursos

Recursos humanos:

Coordinador de voluntariado; persona muy imbuída de los valores de la entidad, con experiencia en gestión de grupos, cuyas funciones serán la difusión del proyecto, captación, asignación, formación, y seguimiento personalizado de la figura del voluntario.

Auxiliar administrativo, que se encargue fundamentalmente del mantenimiento y la actualización de la base de datos creada; así como de informar a los voluntarios a través de los distintos canales (correo, e-mail, etc), de las novedades o noticias que tengan que ver con el proyecto.

Recursos materiales y técnicos:

Puesto de trabajo, con el equipamiento necesario para el desarrollo de su labor.